Hospital Sant Joan de Déu Barcelona

Traducir

La cereza

Alimentos

La cereza es una fruta roja (tipo drupa) que procede del cerezo, árbol de la familia de las rosáceas, del género Prunus. Existen dos especies principales de cerezos, el Prunus avium, que da cerezas dulces y de color rojo oscuro, y el Prunus cerasus, que da cerezas ácidas y de color rojo vivo.

El cerezo es un árbol de entre 6-15 metros de altura según las especies, de madera dura de color castaño claro, de hojas verdes brillantes y flores blancas muy bellas que aparecen en la primavera al mismo tiempo que las hojas. Las cerezas maduran a final de la primavera, pasando del color verde al rojo vivo, con carne firme y jugosa. El hueso es esférico y liso y contiene cianuro, por lo que es tóxico.

Su período de recolección es corto y depende mucho de las condiciones de temperatura, lluvias, etc. No maduran fuera del árbol, por lo que deben recogerse ya maduras.

La picota es una variedad de cereza del Jerte (Extremadura) que se vende sin pedúnculo, porque cae del árbol por su propio peso cuando está madura.

¿Cuál es su origen?

Valle del Jerte. Foto: Jorge MS

Su origen parece remontarse a la colonia griega de Kerasos, en la costa del Mar Negro. Su cultivo fue llevado a Roma por el general romano Lúculo, y desde allí se extendieron por todo el imperio romano. Se extendió por Europa por las migraciones y también por las aves, grandes consumidoras de cerezas por su color y sabor.

Actualmente se cultiva en países de clima templado, siendo los mayores productores Turquía, Estados Unidos, Irán, Italia, Rusia, España, Méjico, Alemania y Francia.

En España hay que destacar las cerezas del Valle del Jerte, famoso por su belleza en época de los cerezos en flor y por la calidad de sus cerezas para consumo interno y exportación.

También el Valle del Ebro, Levante (Vall de Gallinera) y Andalucía son famosos por sus cultivos de cerezos.

¿Por qué se llama cereza?

El nombre cereza procede probablemente de la colonia griega de Kerasos y tiene nombres similares en toda la área mediterránea:

  • Catalán: cirera
  • Gallego: cereixa
  • Portugués: cereja
  • Francés: cerise
  • Italiano: ciliegia
  • Inglés: cherry
  • Alemán: kirsche
  • Turco: kiraz 

¿Para qué se usa la cereza?

Festival Hanami. Foto: Erzy

Las cerezas se consumen como fruta fresca, pero también se usan en la elaboración de tartas, mermeladas y compotas. Se usan confitadas en forma de guindas, y en aguardiente de vino. Se fabrican también tisanas, licores como el Kirsch y el licor de Marrasquino. Se usan también para dar sabor a guisados de cerdo o solomillo. 

La madera del cerezo se usa en ebanistería por su calidad.

Las flores como decoración especialmente en Japón, donde la flor del cerezo (sakura) es símbolo de la cultura nacional, que tiene especial relevancia en el festival de Hanami, que se realiza cada año en el que se reúnen familias enteras y pasan el día bajo los cerezos para observar de la belleza de las flores. 

Composición de la cereza

Valores por 100 gramos de producto

Valor energético 63 Kcal
Proteínas 1.06 g
Grasa 0.2 g
Hidratos de carbono 16 g
-de los cuales azúcares: 12.8 g
fructosa: 5.37 g
sacarosa: 0.15 g
galactosa: 0.59 g
Fibra 2.1 g
Potasio 22 mg
Folatos 4 mcg
Vitamina C 7 mg
Vitamna A 3 mcg
Vitamina K 2.1 mcg
Folatos 4 mcg

 

El componente principal de la cereza es el agua, que se encuentra en un 82%. El nutriciente principal son los hidratos de carbono, entre los cuales, cabe destacar su alto contenido en fructosa.

En cuanto a su contenido vitamínico, destacan la vitamina C y la vitamina A. Lo que en realidad destaca de las cerezas es su contenido en flavonoides y ácido elágico del grupo de los polifenoles, ambos excelentes antioxidantes.

Los minerales más abundantes son el magnesio y el potasio, éste último importante en la actividad muscular normal.

Las cerezas aportan cantidades significativas de fibra, que mejora el tránsito intestinal, y a diferencia de otras frutas, su valor calórico es moderado.

La cereza en la cocina

Bombones de cerezas

La cereza es fruta de primavera que se puede utilizar en multitud de platos o comerla sola, o elaborar compostas, mermeladas y licores. En Guía metabólica contamos con estas recetas que la incluyen:

 

¿Conoces alguna receta que incluya la cereza en sus ingredientes? Puedes enviarnosla y nuestra nutricionista, Natàlia Egea, hará la valoración nutricional y las adaptaciones, si necesarias, para las dietas controladas en proteínas, glúcidos o grasas. Animate, entra en Guía metabólica y envía tu receta.

La cereza en la cultura popular

Esta fruta forma parte de la cultura popular en muchas partes del mundo, sobretodo en aquellas con clima templado, donde se cultiva. Hemos recogido algunos ejemplos:

¿Sabes algún refrán o proverbio de cerezas?

  • La cereza hermosa y la guinda asquerosa.
  • Las palabras y las cerezas, unas con otras se enredan.
  • Las desgracias son como las cerezas, que unas a otras se llevan.
  • Fuerza sin maña no vale una castaña, maña sin fuerza no vale una cereza.
  • Al hombre harto, las cerezas le amargan. 

Un acertijo

A un cerezo subí, que cerezas tenía.
Cerezas no comí.
Cerezas no dejé.
¿Cuantas cerezas había?

Solución: Subiste a un cerezo que tenía dos cerezas, no comiste "cerezas" en plural, sino sólo una "cereza", por lo que dejaste una en el árbol.

Cuentos infantiles

La cerecita roja. Dibujo: Mar Faber

La literatura infantil a medudo recurre a frutas y verduras para acecar a los más pequeños enseñanzas y moralejas que les transmitan buenos hábitos y valores. La cereza protagoniza algunas historias, entre las que destacamos La cerecita roja, un cuento orginal de Antonio de Benito, ambientado en el Valle del Jerte, Extremadura.

Esta historia, inspirada en el cuento de Caperucita Roja, cuenta como Picotina, una pequeña cereza picota, se dirige a ver a su abuela pasando por el bosque y encontrando amigos a su paso, aunque también debe descubrir a su "lobo" particular.

Poesía

Ramón Xirau Subías, poeta catalán que emigró a Méjico a causa de la Guerra Civil española, dedica el siguiente poema a la cereza y al también poeta mejicano Octavio Paz por su aniversario:

Rojas las cerezas,
rojo el claustro iluminado
de vidas limpias. Claridad.
¿El sol, cántico de fuego?
Rojas las cerezas—
todo luz, todo mar
todo claustro.

Otro autor que utiliza la cereza en una de sus obras fué el gran poeta alemán Johan Wolfgang von Goethe (1749 - 1932), que escribió Las cerezas de San Pedro, un texto que se inicia así:

Cuando aun desconocido
Por tierra de Judea
Caminaba Jesús a la ventura,
De la ignorante multitud seguido,
Para quien era oscura
La palabra divina,
Gustaba predicar al aire libre,
Porque bajo la bóveda azulada
Se transmite mejor el pensamiento:
Allí brotaba del divino cuento
La elocuencia sagrada,
Lecciones de moral que repetían
Los ecos de las calles
Y que un templo de cada plaza hacían.

 

Última modificación: 
11/06/2020